Una posible contaminación del subsuelo condiciona el valor de un terreno y puede suponer incluso la suspensión del derecho de edificación.

El suelo no es simplemente el espacio físico en el que desarrollamos nuestras actividades, es un sistema vivo que puede afectar a todo su entorno. Pero su área de influencia no se limita al Medio Ambiente y la salud de las personas, también interviene directamente en materia económica.

Debemos partir de la base que el subsuelo es un activo para el propietario del terreno. Una posible contaminación del subsuelo condiciona el valor patrimonial de esa propiedad, incluyendo las edificaciones e instalaciones que puedan haber edificadas en la zona. Por lo tanto, es importante saber cuál es el estado real del subsuelo tanto si se es propietario del terreno como para los posibles inversores ya que, si no se tiene en cuenta esta cuestión antes de comprar o alquilar una determinada superficie, los problemas se pueden multiplicar después.

La investigación del subsuelo permite identificar estos riesgos que afectan directamente al propietario así como al responsable de la actividad y, en su caso, al posible inversor o al responsable de futuros usos. No sólo se deben estudiar las posibles afecciones que la actividad actual pueda tener en el terreno sino actividades pasadas que hayan podido dejar rastro, así como otras que hayan tenido lugar en terrenos colindantes y que puedan haber afectado a la propiedad.

La legislación establece que, si un suelo es declarado contaminado, se puedan incluso suspender los derechos de edificación hasta que se declare no contaminado. Esto supone que en el ámbito urbanístico es fundamental la integración del diagnóstico y el saneamiento de los suelos para favorecer la planificación y gestión de cualquier construcción.

Además, definir apropiadamente la situación del subsuelo y los potenciales riesgos asociados permite también gestionar el alcance y el coste de primas y coberturas de riesgo por daño medioambiental en compañías aseguradoras.

Para todo ello es necesaria la intervención de expertos que, mediante una adecuada gestión del riesgo, propongan soluciones técnicamente viables y económicamente reducidas. ESOLVE ofrece su amplio conocimiento y experiencia en el ámbito del subsuelo para realizar el Análisis de Riesgos pertinente y dar soluciones adaptadas a cada caso.